¿En qué parte de tu vida estás más tentado a pensar, no tengo suficiente? Para mí, ese pensamiento casi siempre está ligado al tiempo. Algunos días, no tengo suficiente tiempo, constantemente me pasa por la cabeza. Y ese mantra nunca me sirve bien. No me hace más eficiente. En cambio, me pone impaciente, ansiosa y estresada.

Quizás, para usted, “no es suficiente” se trata de los líderes que necesita para lograr las metas de su ministerio. O el presupuesto tan necesario para financiar su visión.

A veces nos sentimos tentados a creer que nosotros mismos no somos suficientes: no somos lo suficientemente talentosos, lo suficientemente expertos en tecnología, lo suficientemente jóvenes, lo suficientemente creativos, lo suficientemente valientes.

Solo. No. Suficiente.

Los psicólogos llaman a estos pensamientos de escasez, y todos los seres humanos los tienen: el parloteo predeterminado que hacen nuestros cerebros cuando se dejan desatendidos.

El pensamiento de escasez resulta útil en momentos en que la amenaza del peligro físico es muy importante y las personas deben escanear su entorno en busca de amenazas. La planificación para la escasez ayuda a garantizar la supervivencia en muchas culturas aún hoy. Pero es menos útil en nuestro contexto, el del liderazgo de la iglesia del siglo XXI. Para nosotros hoy, enfocarnos en lo que no tenemos genera un liderazgo negativo y lastima a las personas que buscan optimismo y esperanza en nosotros. Si no se controla, el pensamiento de escasez nos lleva a acentuar lo negativo y descartar lo positivo, y esa mentalidad nos ciega a nuevas posibilidades.

Los discípulos lucharon con el pensamiento de escasez. Considere Marcos 8: 14-21 (Nueva Versión Internacional):

Los discípulos se habían olvidado de traer pan, excepto un pan que tenían en la barca. “Tengan cuidado”, les advirtió Jesús. “Cuidado con la levadura de los fariseos y la de Herodes”.

Hablaron de esto entre ellos y dijeron: “Es porque no tenemos pan”.

Jesús, consciente de su discusión, les preguntó: “¿Por qué habláis de no tener pan? ¿Aún no ves ni entiendes? ¿Están endurecidos vuestros corazones? ¿Tienes ojos pero no ves y oídos pero no oyes? ¿Y no te acuerdas? Cuando partí los cinco panes para los cinco mil, ¿cuántas canastas llenas de piezas recogiste?

“Doce”, respondieron.

“Y cuando partí los siete panes para los cuatro mil, ¿cuántas canastas llenas de piezas recogiste?”

Ellos respondieron: “Siete”.

Él les dijo: “¿Aún no entienden?”

Dos veces, habían visto a Jesús convertir sus escasos recursos en una comida abundante para miles de personas con canastas llenas de sobra, pero todavía estaban preocupados por no tener suficiente pan. Jesús no les recordó simplemente que su necesidad fue satisfecha; Señaló específicamente las sobras, destacando la abundancia.

Jesús nos llama a reemplazar también nuestro pensamiento pequeño y ansioso con confianza, confiando en que siempre habrá más que suficiente para satisfacer todas nuestras necesidades. A lo largo de los Evangelios, Jesús revela un Dios generoso y atento a nuestras necesidades. No acumulará Sus buenos regalos, dejándonos con las manos vacías (Mateo 7: 9-10).

Jesús dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. (Juan 10:10, Nueva Versión King James). Pero a veces, en nuestro celo por ser fieles, cambiamos la abundancia por el deber y nos deslizamos al ver a Dios como nuestro capataz en lugar del padre bondadoso que nos celebra (Lucas 15:31).

La siguiente tabla * compara ocho características de una mentalidad de escasez con una mentalidad de abundancia.

Líderes preocupados por la escasez                          

  • Cree que nunca habrá suficiente.
  • Son tacaños con sus conocimientos, contactos y compasión.
  • Deje de sospechar y le resulte difícil entablar una buena relación.
  • Resentir la competencia, creyendo que hace que el pastel sea más pequeño y más débil.
  • Pregúntense: ¿Cómo puedo arreglármelas con menos de lo esperado?
  • Son pesimistas sobre el futuro, creyendo que se avecinan tiempos difíciles.
  • Piense en pequeño, evitando riesgos.
  • Tienen derecho y temen.

Líderes con mentalidad de abundancia

  • Cree que siempre hay más de donde vino eso.
  • Comparta sus conocimientos, contactos y compasión con los demás.
  • Predeterminado para confiar y construir una relación fácilmente.
  • Dé la bienvenida a la competencia, creyendo que hace que el pastel sea más grande y mejor.
  • Pregúntense: ¿Cómo puedo dar más de lo esperado?
  • Son optimistas sobre el futuro, creyendo que lo mejor está por llegar.
  • Piense en grande, aceptando el riesgo.
  • Están agradecidos y confiados.

¿Qué tipo de pensador eres? ¿Está liderando desde una mentalidad de abundancia o está atrapado en la escasez? Todos tendemos a la escasez en algún momento u otro. Tomar conciencia es el primer paso para avanzar en la dirección correcta.

Cuando me doy cuenta de que estoy cayendo en esa vieja mentalidad de escasez de tiempo, me detengo. Respira profundo. Y recordarme a mí mismo que hay tiempo más que suficiente para lograr lo que realmente se necesita. Este pensamiento abundante genera claridad para priorizar mi lista y confianza para decir no a las cosas que pueden esperar.

Entonces, la próxima vez que se encuentre pensando: No hay suficiente, deténgase. Decida ver su situación a través del lente de la abundancia. Porque Dios puede hacer muchísimo más de lo que podemos pedir o imaginar. Esa es una abundancia alucinante. No lo desperdiciemos.

The following two tabs change content below.
Jeannette Cochran

Jeannette Cochran

Executive Pastor at Seneca Creek Community Church
Jeannette Cochran is Executive Pastor at Seneca Creek Community Church (EFCA) located in Gaithersburg, Maryland. She is a graduate of Regent University, where she studied organizational leadership (B.S. and M.A.) and practical theology (M.A.). She is also a certified women’s leadership coach. Jeannette is married to Eddie, and together, they have three adult children and two granddaughters who fill their lives with joy. Read more and connect with her at jeannettecochran.com
Jeannette Cochran

Latest posts by Jeannette Cochran (see all)

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.