Las suposiciones son el talón de Aquiles de las relaciones. Si se las deja solas, sin ninguna verdad que las mantenga bajo control, las suposiciones pueden convertirse en una barrera impenetrable. Cualquier esperanza de comprensión de la relación o similitud se ve eclipsada por la creencia de que ya sabemos lo que está pensando la otra persona. La motivación de uno, no importa cuán pura sea, se encuentra con escepticismo, actitud defensiva y una falta general de confianza.

La relación entre el trabajador juvenil y los padres puede ser… complicada. Debo admitir que durante la mayor parte de mi tiempo como pastor de jóvenes, lo que más ansiedad me generaba eran los padres. Para mi vergüenza, hice muchas suposiciones sobre los padres. A menudo sentía la presión de los padres que asumí giraban en torno a declaraciones como “Pensé que estabas aquí para arreglar, salvar, cuidar, entretener, educar y motivar a mi hijo a vivir para Jesús”. En la mayoría de los trabajadores de jóvenes existe este temor general a los padres basado en un conjunto de suposiciones que nos prohíben realmente aprender de los padres y asociarnos con ellos por el bien del evangelio en sus hijos e hijas.

Ya no estoy en las trincheras del ministerio diario del ministerio estudiantil. Ahora soy padre de dos jóvenes adolescentes. Esta nueva temporada ha traído una perspectiva sobre los padres que va en contra de mis suposiciones anteriores. Dios, en su bondad, comenzó a remodelar mi perspectiva. Tuve que analizar honestamente mis propias suposiciones y llegué a la conclusión de que perdí una oportunidad importante en el ministerio al no comprometerme con los padres y aprender de su experiencia en discipular a la próxima generación. Están en primera línea todos los días ministrando a los jóvenes y debido a su experiencia en tiempo real, son los expertos y tengo mucho que aprender. Entonces, en un esfuerzo por ayudar a la generación actual de trabajadores juveniles a evitar el error que cometí, comencé a encuestar a los padres de adolescentes.

¿Qué pasaría si me tomara el tiempo para escuchar realmente a los padres? ¿Qué escucharía? Esto es lo que escuché alto y claro:

Como padre de un adolescente, ¿qué estás aprendiendo?

  • Ser padre es lo más difícil que he hecho.
  • Necesito que una comunidad venga a mi lado.
  • Necesito elegir las batallas correctas para pelear.
  • Siento que soy yo contra el mundo.

Desearía que mi pastor joven supiera ___________ sobre mi hijo.

  • El niño que ves no es el niño de la casa o la escuela.
  • No lo tienen todo junto como crees.
  • Están desesperados por tener una relación y una comunidad auténtica.
  • Las 3 cosas principales con las que luchan mis hijos son la ansiedad, la competencia y la presión social.

¿Algo que quieres que sepan los trabajadores juveniles?

  • La autenticidad siempre triunfa sobre el bombo publicitario.
  • Tomen el tiempo para conocer realmente a mis hijos.
  • Por favor traiga a otros creyentes a la vida de mis hijos.

Si nos tomamos el tiempo para escuchar a los padres, ¿qué escucharíamos?

Está claro que estas personas brillantes, educadas, trabajadoras, altamente capaces y totalmente comprometidas están diciendo que lo más difícil que han hecho es… ¡ser padres de adolescentes! Solo deja que eso penetre por un minuto. Ser padres de adolescentes no es para los débiles de corazón. Sus hijos se están desmoronando bajo las presiones del mundo y, aunque ponen cara de valiente, quieren desesperadamente ser conocidos y ser parte de relaciones auténticas.

Como líderes, lo admitamos o no, a menudo sentimos que necesitamos tener todas las respuestas y sentimos que es nuestra responsabilidad ser los expertos residentes. La verdad es que los padres son los verdaderos expertos. Tienen una gran cantidad de conocimientos de su experiencia de primera mano. Ellos saben lo que realmente está pasando. ¿Están cansados? ¿Se sienten solos? ¿Siguen luchando fielmente por las almas de sus hijos? ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! Tenemos mucho que aprender de estos expertos. Queremos lo mismo: que sus hijos den los próximos pasos con Jesús y vivan para Él.

Si pudiera darles algún consejo como líderes ministeriales en la iglesia con respecto al ministerio juvenil y los padres, sería:

1. ESCUCHA

Crea un espacio donde pueda reunirse y escuchar a los padres. Escuche lo que están aprendiendo y lo que realmente necesitan de usted.

2. DESARROLLAR LA RELACIÓN.

Los padres no son su enemigo; son su aliado. Conócelos. Conozca a sus hijos. Aproveche cada oportunidad para construir asociaciones auténticas basadas en la amistad.

3. COMUNÍQUESE BIEN, COMUNÍQUESE CON FRECUENCIA.

Los padres necesitan saber lo que está sucediendo en el ministerio estudiantil. Quieren que sus hijos se involucren con la mayor frecuencia posible, solo significa que necesitan saber lo que está sucediendo con mucha anticipación.

4. HAGA BIEN SU TRABAJO POR EL BIEN DE SUS HIJOS

Se nos ha confiado una responsabilidad importante de enseñar la Palabra, fomentar relaciones centradas en el evangelio y cuidar a los estudiantes involucrados en su iglesia. Haga todo lo posible para hacer el trabajo para el que ha sido llamado lo mejor que pueda.

Amigos, los padres representados en su ministerio estudiantil pueden ser el mayor recurso en su ministerio. La pregunta es, ¿aprovechará a los más sabios entre nosotros para comprender cómo podemos ser el recurso más útil para discipular a la próxima generación?

The following two tabs change content below.
David Boerema

David Boerema

Director at Apex
David and Shawna Boerema serve as Directors for Apex Missions. For 20 years they have served in local church student ministry and are passionate about helping students take the next steps in their walk with Jesus. David also serves as the Director of NextGen Ministry for EDA Move. David and Shawna live in Central Pennsylvania with their two boys and love to be outdoors, travel and appreciate a cup of finely crafted coffee.
David Boerema

Latest posts by David Boerema (see all)

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.