Conozco a una pareja que ama a Jesús, sirve desinteresadamente, comparten fielmente el evangelio y se hablan el uno al otro. Estas personas afectuosas, cuyos corazones están en el lugar correcto, pasan más tiempo hablando unos de otros que escuchándose unos a otros. Es bueno que se tomen en serio su pacto matrimonial o dudo que todavía estén juntos. Cuando estoy con ellos, a menudo me pregunto: “¿Alguien está escuchando?”

Hay mucho ruido en nuestra cultura en este momento. Voces que hablan sobre varios temas. Personas que reaccionan a lo que se dice sobre el clima político, las tensiones raciales, las cuestiones de género y una lista continua de otras cuestiones. Las personas se enojan y se atacan entre sí. Las personas se hablan entre sí en lugar de hablarse el uno al otro. En medio del ruido, pregunto: “¿Alguien está escuchando?”.

Como líderes del ministerio, ¿cómo se ve para nosotros escuchar bien? ¿Cómo puede el escuchar ser una forma de mostrar el amor y la bondad de Cristo?

La escucha efectiva comienza con escuchar a Dios

¿Cuál es el punto de partida para escuchar bien? Creo que escuchar bien comienza por sentirse cómodo con el silencio y estar presente con Dios. El ruido de este mundo hace que sea difícil escuchar la voz suave y apacible del Espíritu. Vivimos en una cultura en la que estamos en constante movimiento y nuestros cerebros se reconfiguran para desear más y más estimulación. Nuestros cuerpos anhelan la descarga de adrenalina que proviene de hacer lo siguiente y, como líderes del ministerio, nos acostumbramos a los mensajes constantes que nos dicen que debemos estar disponibles para ayudar a los demás y satisfacer sus necesidades. Nos resulta difícil separarnos de nuestros teléfonos y simplemente sentarnos en silencio.

Hace poco escuché un podcast en el que John Mark Comer entrevistaba a Rich Villodas. En esta reveladora entrevista, Rich comenta que debemos querer una sola cosa y elegir estar atentos a la presencia de Dios. En esa misma interacción, John hace el comentario de que, debido al ruido y al ajetreo de nuestras vidas, literalmente hemos entrenado nuestro cerebro para experimentar la ausencia de Dios. Se podría decir mucho más acerca de escuchar y estar presente con Dios, pero por este momento, baste decir que escuchar bien y atender a los demás comienza con el ritmo, o me atrevo a decir disciplina, de escuchar a Dios.

Hace varios años, escuché a un pastor muy conocido comentar que no se pueden hacer las cosas importantes con prisa. Mencionó que no es posible amar bien con prisas. Quiero postular que tampoco puedes escuchar bien cuando tienes prisa. Todos hemos enfrentado más desafíos de lo normal en los últimos dos años; al menos sé que yo sí, y estoy seguro de que tú también. Recientemente, me volví aún más consciente de que es importante desarrollar una postura de escucha. Incluso mientras escribo esto, siento angustia por una conversación que tuve recientemente con otra seguidora de Cristo que expresó fuertes opiniones sobre sus puntos de vista con respecto al género. No es que quisiera debatir o estar en desacuerdo con este individuo, solo quería alejarme y no tener la conversación. Pero cuando me detuve y escuché, me di cuenta de que sus opiniones no se referían solo a la ideología de género, sino también a sus heridas y luchas del pasado. Escuchar sin juzgar me mantuvo hablando con ella, y cuando dejé la conversación todavía estábamos en comunión unos con otros. Si bien no estoy de acuerdo con algunas de sus creencias, me alejé con amor y cuidado por ella, sabiendo que todavía podemos tener una relación entre nosotros. Y lo que es más importante, seguimos hablando y escuchándonos.

¿Cómo escuchamos bien para que podamos crear comunidades de fe donde pueden ocurrir desacuerdos pero todavía nos valoramos como hermanos y hermanas en Cristo?

Creo que la clave está en cómo lo escuchamos.

Las Escrituras tienen mucho que decir acerca de la conexión entre escuchar y hablar. Aquí hay algunos versículos que vale la pena reflexionar.

  • “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse;” Santiago 1:19 
  • “No toma placer el necio en la inteligencia, Sino en que su corazón se descubra.” Proverbios 18:2 
  • “Al que responde palabra antes de oír, Le es fatuidad y oprobio.” Proverbios 18:13 
  • “Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer.” S. Marcos 3:24 

Estas declaraciones deben desafiar nuestro pensamiento y recordarnos que escuchar es una cualidad que debe desarrollarse y perseguirse. El viejo adagio de que tenemos una boca y dos oídos no debe ignorarse en la forma en que interactuamos unos con otros. Conjeturaría que los versos mencionados tienen un sonido familiar para ellos y que todos estaríamos de acuerdo con la verdad que se presenta.

Entonces, ¿qué hace que escuchar sea tan desafiante? ¿Cuáles son las barreras para escuchar bien?

Barreras para la escucha efectiva

La escucha efectiva es un trabajo duro. Nuestras mentes generan palabras al menos cinco veces más rápido de lo que podemos verbalizarlas. La velocidad y la eficiencia del cerebro pueden afectar negativamente nuestra capacidad para escuchar bien. Es importante ralentizar nuestro cerebro para que podamos escuchar con eficacia. Hacer eso requiere energía y concentración. Las barreras para escuchar de manera efectiva tienden a caer en tres categorías: enfoque, sentimiento y compañerismo.

BARRERAS DE ENFOQUE

Las barreras de enfoque se dividen en dos principios generales de paciencia y sacar conclusiones precipitadas. Cultivar un corazón comprensivo requiere paciencia. Pero la paciencia para escuchar puede verse desafiada por ideas preconcebidas de la otra persona, una agenda apretada o incluso la creencia de que sabemos lo que es mejor para la persona. Todos estos pensamientos pueden desplazar la escucha efectiva. Estrechamente relacionado con la impaciencia está el deseo de sacar conclusiones precipitadas. Asumir que sabemos lo que es mejor para la persona y creer que tenemos información sobre sus preocupaciones puede hacer que dejemos de escuchar y compartir nuestros pensamientos antes de haber escuchado la historia completa.

BARRERAS DE SENTIMIENTOS

Las barreras de los sentimientos tienen mucho que ver con nuestras reacciones personales a nuestras propias vidas que luego se transfieren a los demás. Las “manchas blandas” y los sentimientos no resueltos a menudo tienen sus raíces en nuestras experiencias pasadas. Cuando alguien comparte algo que desencadena un recuerdo en nuestras vidas, es posible que nos resulte difícil seguir escuchando a la persona porque ahora estamos lidiando con nuestros sentimientos personales. Los miedos y las insuficiencias personales pueden impedirnos escuchar bien. Podemos sentir vergüenza por un evento pasado en nuestra familia o por la forma en que respondimos a circunstancias difíciles. Esos sentimientos de vergüenza, incertidumbre o inadecuación pueden hacer que no escuchemos bien porque tenemos miedo de decir o hacer algo incorrecto. La falta de conciencia de los sentimientos es otra barrera para la comunicación efectiva. Una vez más, las experiencias difíciles del pasado pueden habernos hecho negar nuestros sentimientos y, por lo tanto, hacer que sea un desafío escuchar a alguien compartir su historia.

BARRERAS DE CONFRATERNIDAD

Las barreras de la confraternidad se dividen en dos categorías: identificación excesiva o identificación insuficiente. Mientras escuchamos a una persona compartir, podemos vernos a nosotros mismos en su historia y desear compartir nuestra historia. Si bien es útil identificarse con la historia de la persona, la identificación excesiva puede hacer que dejemos de escucharla mientras pensamos en lo que queremos compartir sobre nuestra historia. Compartir tu historia de forma limitada puede ser útil, pero compartir demasiado personal envía un mensaje de que has dejado de escuchar a la persona. La subidentificación ocurre cuando simplemente no puedes relacionarte y estás tentado a despreciar a la persona que comparte.

Hay tantos otros factores que afectan nuestra capacidad de escuchar; Acabo de mencionar algunos. Mi esperanza es que cada uno de nosotros, en posiciones de liderazgo e influencia, modelemos bien lo que significa escuchar y estar presente con las personas que están luchando, experimentando ansiedad, mostrando ira y, en general, carentes de certeza y esperanza. Estos próximos meses, en los que enfrentamos incertidumbres continuas y otro ciclo electoral, son oportunidades para que la iglesia traiga esperanza y luz al mostrar actitudes que valoran y respetan a las personas dentro de nuestras iglesias y a las que están afuera mirando hacia adentro.

Creo que Stephen Covey acertó cuando dijo en su libro 7 Hábitos: “Busca primero entender antes de ser entendido”. Que seamos líderes que escuchen bien. Que nuestra luz brille intensamente. Que amemos bien. Que presentemos el carácter de Cristo. Que la gente diga de nosotros: “escucharon”.

The following two tabs change content below.
Deb Hinkel

Deb Hinkel

Director of Spiritual Formation at Hershey Free
Deb Hinkel is the Director of Spiritual Formation and Family Ministry at Hershey Free Church. She joined the church’s staff in 2015 after spending fourteen years as an assistant professor in the Church and Ministry Leadership department at Lancaster Bible College. Deb holds a Master of Arts degree in Ministry from Lancaster Bible College; and prior to her work there, she spent fifteen years in church ministry, developing programs in Christian education, children’s ministry, and women’s ministry.
Deb Hinkel

Latest posts by Deb Hinkel (see all)

Leave a Comment





This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.